Cómo desmotivar al personal

Desmotivación

- Y tú, ¿a qué te dedicas?
- Soy consultora de calidad y medio ambiente. ¿Conoces las ISOs famosas? Yo ayudo a las empresas a implantarlas.
- Ahhh, en mi empresa tenemos el certificado, pero todo es papel mojado. Nos hacen separar los residuos y luego vienen las señoras de la limpieza y lo juntan todo.

Ésta es una conversación real que he tenido esta semana con la madre de una de las compañeras de clase de mi hija. Desafortunadamente, su caso no es único. En muchas empresas se implantan los sistemas de gestión, bien sea de la calidad o de medio ambiente, pero se hacen las cosas automáticamente, sin pensar si tienen utilidad o no, y si se están haciendo de forma coherente.

En la empresa anterior, está claro que se han perdido en alguno de los requisitos de la norma:

  • bien no le han comunicado al servicio de limpieza que es requisito recoger los residuos por separado y llevarlos a su contenedor correspondiente (apartado 8.1, ISO 14001:2015; apartado 8.4 ISO 9001:2015),
  • o sí lo han comunicado y no han comprobado que se está haciendo correctamente (apartado 9.1.1, ISO 14001:2015 e ISO 9001:2015 ),
  • o bien no han sabido hacer conscientes a sus empleados de que la protección medioambiental es también una cuestión de actitud, y que si bien en estos momentos no es posible realizar la gestión final de los residuos por separado, se ha creído conveniente que, mientras se buscan alternativas de gestión final, los residuos deben separarse en el momento de su generación para que todo el personal actúe de forma coherente con el compromiso de protección ambiental que ha adoptado la empresa (apartado 7.3, ISO 14001:2015 e ISO 9001:2015).

Cualquiera de estas razones puede llevar a que el personal de nuestra empresa se desmotive o se convierta en un escéptico respecto al sistema de gestión. Tareas burocráticas, mal definidas o sin ninguna utilidad, no solo suponen un trabajo añadido que no aporta ningún valor, sino que crean un sentimiento negativo hacia el sistema de gestión.

Debemos hacer que todos y cada uno de los elementos del sistema de gestión trabajen para nosotros, y no nosotros para el sistema. Para ello debemos realizarnos las siguientes preguntas para cada una de las tareas del sistema:

  • ¿qué nos aporta?, como trabajadores y como organización
  • los resultados que obtenemos, ¿sirven para algo?
  • la forma en la que la hemos definido, ¿es la mejor? (la respuesta a esta pregunta puede ir variando con el tiempo, según avanza la tecnología o los conocimientos y experiencia de la empresa)
  • ¿va a ser sostenible en el tiempo? Si no lo va a ser, debemos invertir más tiempo en redefinir esta tarea

Quizás, una de las mejores formas de conseguir que el personal se implique y esté motivado, es encontrar con ellos la respuesta a las preguntas anteriores, y luego trabajar conjuntamente en la definición de la tarea en la que estén directamente implicados.

La adaptación del sistema de gestión de nuestra empresa a la nueva versión de las normas ISO 9001:2015 e ISO 14001:2015, puede ser la excusa perfecta para hacernos las preguntas anteriores y motivar la participación de todo el personal.

¿Tenéis tareas a las que no les veis utilidad en vuestro actual sistema de gestión?¿cómo repercute eso en la motivación de tus compañeros y en la tuya propia? Puedes dejar tus comentarios a continuación, y si te ha gustado el artículo, lo puedes compartir en tus redes sociales.

Añade un nuevo comentario

Plain text

  • No HTML tags allowed.
  • Web page addresses and e-mail addresses turn into links automatically.
  • Lines and paragraphs break automatically.
By submitting this form, you accept the Mollom privacy policy.